Francesc Miró, nacido en 1992, es redactor de Cultura en eldiario.es, donde habla de películas, animes o novelas gráficas. Una posición envidiable para cualquier estudiante de periodismo, pero lo cierto es que Miró ha tenido una extensa trayectoria anterior que justifica su presencia en la plantilla de Ignacio Escolar. No solo ha trabajado en el ámbito de la comunicación dentro de instituciones culturales, sino que ha realizado artículos sobre los distintos sectores de la cultura popular en webs y revistas especializadas Caninomag o Cinéfagos.es. Dentro de su trabajo en eldiario.es, este voraz usuario de Twitter produce contenido sobre temas tan diversos como el género de música “trap” y el cine de Orson Welles. Sus opiniones sobre las sinergias entre el periodismo y las relaciones públicas sorprenderán a más de uno.   ¿Qué importancia tiene estudiar Periodismo para trabajar como periodista? No sé si alguien puede responderte a esto. La carrera, cualquiera, es una etapa de aprendizaje que puede desembocar o no en una futura profesionalización de la misma. Estudiar Periodismo, como Filosofía, aporta conocimiento, y ya es mucho. Por eso, para trabajar en prensa, de cara al contratante, los estudios de periodismo suelen ser una base a nivel curricular. Pero también importa la experiencia y las aptitudes. Y eso se suele conseguir fuera de las facultades.   ¿Qué exigencias tiene la sección de cultura? Cada sección en un periódico exige determinadas aptitudes. No basta con un background temático: puedes saber muchísimo de economía y trabajar fatal en una redacción. Y lo mismo en cultura: exige estar al día de múltiples facetas de múltiples artes, pero también saber trabajar en equipo, ser autocrítico, pensar y actuar con rapidez cuando hay deadlines o noticias de 'última hora'... ¿Qué perfil buscan en eldiario.es  a la hora de contratar a periodistas jóvenes? Depende de cada caso. Si le preguntas a la jefa de sociedad te podrá decir que busca un determinado tipo de profesional, y si preguntas a la sección de portada, a la de datos o a los de diseño, otro. No hay un criterio supremo que dicte qué tipo de 'perfil' se contrata. Una redacción no es una escuela militar, no todo el mundo tiene que pensar igual, hacer lo mismo y cumplir las mismas órdenes. No creo que exista un 'perfil' determinado entre los periodistas que trabajan en eldiario.es. Más bien al contrario. ¿Y qué perfil buscan en la sección de cultura? Ahora mismo ninguno (ríe). No, en serio: yo soy la última incorporación de una sección que ahora cuenta con tres redactores. Cada sección, en un periódico, funciona como un órgano. Si unas crecen más que otras, la cosa se descompensa y surgen problemas. eldiario.es ha crecido mucho estos dos últimos años y, en consecuencia, se han contratado profesionales en todos los ámbitos. ¿Qué perfil vieron en mí cuando me contrataron en cultura? Pues la verdad es que no tengo ni idea: supongo que tengo determinadas aptitudes que les encajan. ¿Cuál es el camino que ha de seguir un joven periodista que quiere especializarse en cultura? No hay camino: se hace camino al andar (ríe). Puedo hablarte de mi caso particular, que es el único del que puedo opinar. La trayectoria vital de cada ser humano es un misterio. En mi caso estudié Periodismo en Valencia y vine a Madrid a hacer un Máster de Periodismo Cultural. En las prácticas de dicho máster pude entrar en eldiario.es, y estuve trabajando allí durante 9 meses. Luego me volví a Valencia y, dos años después, he vuelto con un contrato a la sección en la que hice prácticas. Todo bastante normal y corriente, ahora que lo veo escrito (ríe). Lo que no puedes hacer nunca es estar quieto. Cuando aún no había terminado la carrera, tenía un blog de cine con el que había cubierto festivales como el de Donostia o el de Sitges. Eso me llevó a conocer a gente que se dedicaba a lo mismo que yo, y a distribuidoras cuyo contacto luego me serviría para acudir a pases de prensa, hacer entrevistas... ¡Incluso trabajé para un festival de cine! Cuando estuve en Madrid, empecé a escribir en la web cultural caninomag.es, donde ya me conocían porque habían leído mi blog. Y Canino estaba asociada a  eldiario.es, así que cuando hice la entrevista para realizar prácticas en el periódico pasó lo mismo: me habían leído antes y sabían qué era capaz de hacer y qué tipo de artículos podía escribir. Colaborar, escribir, moverte en determinados ámbitos que te interesen y darte a conocer es un 'camino' tan válido como cualquier otro. ¿Son los másteres y cursos especializados en periodismo cultural una  buena opción para conseguir trabajar en la sección cultural de las redacciones? Si ese es tu objetivo, pueden serlo. Pero no siempre es así. En mi caso lo fueron porque tenía que hacer prácticas y tuve la suerte de hacerlas en la redacción en la que ahora trabajo. ¡Pero de mi promoción nadie está trabajando en una redacción! Hay infinitas posibilidades en el mundo de la comunicación: hay gente que está trabajando en una agencia de grupos de música, otro que trabaja para la Academia de Cine, otro que hace vídeos en Youtube e incluso quién se ha puesto a escribir libros  y doctorarse. Nunca se sabe. Un máster o un curso especializado es caro, requiere una inversión de tiempo y dinero que muchas veces es inasumible, y en la mayoría de casos la formación nunca está al nivel deseado. Sin embargo, hacerlos puede abrirte puertas que, de otra forma, sería difícil cruzar. Por ejemplo: cuando vivía en Valencia hice un curso de historia del cine y allí conocí a personas interesantes. Una de ellas es hoy mi compañero de piso y llevo viviendo con él dos años. Y nunca, jamás, le hubiera conocido de no matricularme en ese curso. ¡Así es la vida! Puede que un curso no te consiga un trabajo, puede que sí, pero nunca te va a cerrar puertas, sólo a abrirlas. ¿Piensa que actualmente los becarios están bien remunerados? ¿En general o en eldiario.es? Bueno, la respuesta es obvia en ambos sentidos: no, los becarios no están bien remunerados. Pero no lo están en casi ningún sitio y mientras las universidades sigan ofreciendo prácticas en empresas en las que ni siquiera se paga, esto va a cambiar muy poco. En eldiario pagaban -cuando yo hice prácticas-, 300€ al mes. Que viviendo en Madrid no te da ni para pagar el alquiler. ¿Es complicada la transición de becario a redactor? ¿Te refieres a si es complicado que te contraten después de hacer prácticas? Entonces sí, es complicado pero muchos lo consiguen. En eldiario.es la mayoría de la plantilla joven entró como becario y se quedó como redactor. En el periodismo cultural, ¿es peligroso caer en la publicidad de eventos culturales o en las relaciones públicas? Peligrosas son las cobras filipinas, los huracanes, Trump y los infartos. Las relaciones públicas no son un peligro para la prensa cultural. Yo he trabajado en ambas trincheras: el año pasado estuve currando en una agencia que lleva la comunicación de La Casa Encendida, un centro cultural de Madrid. Y cuando estás en ese lado de la trinchera, quieres que la prensa cultural se haga eco de lo que haces. En lógico y normal y hay que tener empatía. Trabajar en ese lado de la trinchera no es ni menos digno ni menos duro. Cuando estás en una redacción, tienes que tener contacto constante con ese mundo: si pasas de tratar con la gente que lleva la comunicación de un museo, estos no te avisarán cuando se presente una nueva exposición y serás el último en enterarte. Si pasas de las editoriales, no te van a hablar de sus novedades y perderás la oportunidad de descubrir muchísimas lecturas interesantes. Si pasas de las distribuidoras de cine, no podrás acudir a un pase de prensa. Y así con todo. Tener contacto con quien organiza eventos culturales no significa dejarse 'contaminar': no he visto a ningún profesional 'venderse', que es algo a lo que se tiene miedo en la facultad pero que no suele existir sobre el terreno. No se tienen que evitar las 'relaciones públicas': se tienen que tratar con respeto y profesionalidad.
Comparte este contenido vía...